18 julio, 2015

Importaciones Argentina: Regimen de Licencias No Automaticas en 2016

Por Impuestos

Entre los diversos temas que deberá afrontar el próximo Gobierno Nacional, va más allá del cepo cambiario o de la inflación; Las declaraciones juradas para importar es otro aspecto y el cepo al ingreso de productos. Nos referimos porsupuesto a si el próximo Gobierno eliminará el régimen de DJAI utilizado actualmente para evitar el ingreso de artículos e insumos importados.

A partir de la reciente sanción de la OMC, detrás de esta sanción está los países lideres en el comercio exterior. Aunque se de la apertura del cepo importador coincide con la falta de dólares. Desde el próximo 1 Enero de 2016, el nuevo gobierno deberá eliminar el sistema de Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI) y aplicar un nuevo régimen, aunque previamente deberá tener el visto bueno de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que falló contra la Argentina por prácticas desleales.

Dicha denuncia fue realizada por Estados Unidos, la Unión Europa y Japón además del respaldo de 15 naciones al presentarse como “afectadas”, entre ellos: India, Canadá, Suiza y, hasta China, lo que algunos señalan como una traición dadas las recientes relaciones entre el gobierno argentino y el chino.

Según el documento de la OMC, acatado por el Gobierno, frena en seco el manejo de los permisos de importación. El fallo deja al próximo gobierno modificar el actual régimen por uno nuevo y mejorar el control de las operaciones aduaneras. Respecto a novedades que afectan a las empresas el Nuevo Código Civil y Comercial: sujetos obligados a llevar contabilidad también influye en las empresas.

El Gobierno Nacional, acordó con dicho organismo internacional que el 31 Diciembre quedarán caducas las DJAI. La Argentina en comercio internacional, debe cumplir con las exigencia internacionales. Si no acata y lo rechaza, sufrirá graves consecuencias, como sanciones comerciales, afectando las exportaciones de empresas nacionales por u$s6.000 millones anuales. Un verdadero desastre comercial.

Si el Gobierno Nacional quiere que la Argentina siga formando parte del club de países debe respetar los fallos y las reglas. El fallo, hace que deban esperar que las nuevas regulaciones aplicadas administrarán las importaciones, lo que dejará más claro el panorama a nivel normativa internacional.

Régimen de Licencias No Automáticas:

Un viejo conocido del sector importador-exportador podría volver en 2016, el régimen de licencias no automáticas. Que en su momento fueron objetadas por la OMC, se trata de un mecanismo legal y bajo las normativas de comercio internacional.

Dicho régimen ofrece un permiso especial simple que deben solicitar para acceder a importar un producto. El plazo de las aprobaciones bajo este régimen son en 30 días. En tiempos de Guillermo Moreno, durante la falta de dólares, terminó retrasando los plazos llegando a haber plazos de hasta un año, por lo que la OMC objetó el régimen de licencias no automáticas.

Si se lo vuelve a aplicar no deberá otorgar licencias indiscriminadamente, por lo que tendrá que darlas a ciertos sectores sensibles que pasarán beneficiarse de la protección especial. Debe haber a la hora de dar licencias no automáticas un sistema que evite cuellos de botella.

Prohibiciones de la OMC:

El Gobierno Nacional tiene sobre su cabeza la espada de Damocles por asi decirlo, por lo que cualquier paso en falso le caerá las medidas en forma de castigo, desde el organismo internacional que busca torcerle el brazo sobre la política comercial en las importaciones.

El fallo deja a las DJAI como los candados en forma de «restricción» al ingreso de bienes del exterior y, una práctica incompatible con el comercio internacional. Además de señalar de violatorio de las leyes al sistema de trabas que viene aplicando y contradiciendo cualquier normativa.

La OMC recordó el extinto «plan 1 a 1», del patotero -por suerte ex Secretario de Comercio- Guillermo «pistolita apriete» Moreno, que obligaba a las empresas a exportar por un importe similar al que buscaban importar. Además de calificar como ilegal la obligación de elevar el contenido nacional en los procesos productivos -impulsado por la ministra Débora Giorgi- teniendo que realizar inversiones en el país para obtener los permisos de importación requeridos.

Comercio Internacional desde 2016:

El 1 de Enero 2016, además de haber otro gobierno argentino, este debeá modificar en lo inmediato las medidas de control objetadas por los países que demandaron a la Argentina. Deberán modificar todo el sistema de trabas y cepo como:

-Entre 2005 y hasta 2007 cuando todavía habia vacas gordas, y un tipo de cambio competitivo y superávits, las barreras comerciales servian para impulsar el proceso de industrialización.

-Entre 2008 y 2009, durante la crisis internacional por el estallido de la burbuja de las hipotecas subprime, se multiplicaron los controles, para evitar que lleguen embarques a «valores de saldo» en medio de la caída del comercio mundial.

-Desde 2010, se profundizó el efecto del atraso cambiario, por lo que se activó el cerrojo o cepo importador para frenar la llegada de productos importados a precios más competitivos.

-En 2014, las barreras comerciales eran varias y a toda marcha para frenar la salida de reservas y la escasez de dólares.

El nuevo gobierno tendrá que cumplir con el fallo de la OMC, y encontar la forma de generar divisas. En 2016, el BCRA tendrá durante los próximo años reservas líquidas -sólo los dólares y excluyendo demás activos, como swaps y derechos especiales de giro- por u$s16.000 millones. Mientras que el superávit comercial, por donde ingresan dólares, no superará u$s3.500 millones, el menor número desde la salida de la convertibilidad.

Por lo que urge acuerdos con organismos internacionales de crédito, para poder aplicar una «flexibilización efectiva de las importaciones”. Por lo que el próximo Gobierno a la vez tendrá que cumplir con el fallo y perder dólares o cumplirlo a medias y no pderder reservas del Central. La OMC busca que además de eliminar las DJAI por otro sistema el nuevo no sea similar ni arbitrario. Las exportaciones, caen a un ritmo del 20%.

Algunos analistas señalan que no se necesita eliminar el mecanismo de las DJAI, si lo mantuviera deberá adaptar el sistema a las normas de la OMC, aplicando transparencia y que el sistema permita justificar los plazos de demora y los motivos del rechazo. Ya que actualmente, cuando un pedido de importación es rechazado, la Secretaría de Comercio Interior no explica los por qué, ahi inicia la arbitrariedad del sistema.

Respecto a esto es que, el secretario Augusto Costa convocó a las cámaras empresarias para aplicar mejoras a la normativa, según la OMC. Luego será cuestión del nuevo gobierno seguir el mismo esquema o modificarlo. Puede que por la escasez de divisas, el nuevo Gobierno solicite una prórroga a la OMC. Y la OMC abrir un “período de gracia” de hasta 90 días, retrasando el nuevo sistema de control de importaciones hasta fines de Marzo 2016.

La fecha no es antojadiza, ya que es cuando deben ingresar los primeros sojadólares en 2016, con ese colchón el nuevo gobierno podria negociar el acceso al mercado financiero para hacerse de más dólares y asi aplicar el sistema de flexibilización en las compras al exterior.

Otrás Fórmulas:

También puede que apliquen en remplazo de las DJAI, mecanismos, como de países desarrollados, en el que existe intervención de organismos técnicos que vigilaan los parámetros sanitarios y la calidad, siendo una especie de barreras para-arancelarias. Se podría crear y actualizar un paquete de medidas que, contenga estándares más altos para la indumentaria, los juguetes, productos electrónicos y casi todos los bienes de consumo.

Posibles Sanciones de Países:

Con alguna de dichas fórmulas, la Argentina evitará sanciones comerciales que afecten a las empresas y complique más todavia traer dólares. Si bien la OMC como organismo internacional no puede aplicar la “multa” directamente, pero si puede habilitar a los países que presentaron la demanda a aplicar algún tipo de castigo comercial como suba de aranceles sobre ciertos productos argentinos. Encareciendo el mercado de destino, y siendo inviable la comercialización de dichos productos.

Para que la OMC de luz verde a esas represalias, los países deben demostrarle con números el daño que les causan las trabas aduaneras de la Argentina. Para poder aplicar restricciones por un valor similar sobre ciertos productos. La posible multa, en 2014 las exportaciones de la Unión Europea a la Argentina fueron de u$s11.400 millones; las ventas de Estados Unidos por u$s9.000 millones, y las de Japón cerca de u$s1.370 millones. Por lo que en conjunto las compras desde estos tres países significaron u$s22.000 millones.

Los países demandantes estimaron que en los últimos años fueron afectadas sus exportaciones por entre un 20% y un 30% del total enviado a la Argentina. Por lo que el monto de las sanciones potenciales podrían ser por u$s6.000 millones anuales.

El Banco Central Potencial Portagonista:

El próximo Gobierno no podrá aplicat tal libremente restricciones aduaneras a las importaciones, aunque podria el Banco Central dada la salida de dólares y el ingreso a sus arcas, podria tener un papel sobre los permisos. Ya con Alejandro Vanoli fue tomando poder en el comercio exterior, al no otorgarles dólares durante varios días a grandes importadores, caso por que si ya que no hubo mayores explicaciones.

Según el Secretario de Comercio Augusto Costa, sobre la OMC y las demoras en entregar divisas, aseguraba que “El fallo tiene que ver con las DJAI y con el sistema de comercio. No con el tema de las divisas”. Si en 2016, no existieran Declaraciones Juradas podria haber mayor intervención del Banco Central y de la AFIP, ya que podrían tener mayor poder en las operaciones de importación, y la Secretaría de Comercio perderia poder de decidir.

Recuerdan que la OMC tiene injerencia comercial, por lo que en 2016 podrian darse intervenciones de la AFIP o del BCRA, no autorizando divisas a los importadores. Excediendo el terreno de intervención de la OMC.