Publicidad
Publicidad
Publicidad

El Oro y los impuestos

VN:F [1.9.22_1171]
¿Que te parecio el articulo?
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)

Una de las preguntas que se hacen muchos, aquellos que tienen un sobrante del sueldo para ahorrar, es que invertimos ese dinero. En Argentina, en pleno siglo XXI, aun no hay muchas opciones de ahorro, y estas se limitan sobre todo a la compra de dólares, plazos fijos o algún fondo de inversión, aunque estos últimos, muchas veces, implican grandes comisiones a los bancos.

En este sentido, y teniendo en cuenta el recorrido de su cotización, el oro es una buena opción, con un buen recorrido al alza de su precio y una plusvalía posible muy interesante y con poco costo, ya que el oro no necesita pagar comisiones a nadie, lo que puede aumentar las ganancias obtenidas.

Fiscalidad del Oro en el Impuesto a las Ganancias

Comencemos con conceptos básicos: el impuesto alcanza a todas las ganancias obtenidas por personas físicas o ideales residentes en nuestro territorio obtenidas en el país o en el exterior, en tanto los no residentes tributan exclusivamente sobre sus ganancias de fuente argentina a través de un régimen de retención previsto en la ley del gravamen.

En el caso de personas físicas residentes, se requiere la existencia de habitualidad en el desarrollo de una actividad para someter a tributación sus resultados; en tanto, respecto a personas ideales, explotaciones o empresas unipersonales aquella condición es indistinta, ya que se presume habitualidad, efectiva o potencial en todos sus actos.

Partiendo de la base que, normalmente, cuando Compro Oro invierto en ese metal no con fines especulativos, sino a los efectos de resguardar el poder adquisitivo de sus ahorros a largo plazo, y eventualmente, hacerse de efectivo con la venta de la inversión. En consecuencia, y en función de lo que se encuentra específicamente explícito en la ley del Impuesto a las Ganancias, puede sostenerse que los resultados obtenidos por ventas de oro (amonedado o no y cualquiera sea el grado de pureza y la contraparte) por parte de personas, estarán excluidos del impuesto atento a no verificarse la habitualidad requerida por la ley en este tipo de operaciones, ello independientemente del carácter de la renta, es decir, de fuente argentina o extranjera.

Los resultados que pudieran originarse por la mera tenencia del oro (diferencia por valuación o cotización), no constituyen resultados impositivos (ganancias o pérdidas) para estos sujetos. En consecuencia, en la declaración jurada patrimonial –a los fines de este impuesto- que deben presentar anualmente, la existencia de oro deberán consignarse a su valor de costo histórico.

El Oro y el Impuesto a los Bienes Personales

Si bien este impuesto tiene supuesta fecha de vencimiento a fines de 2019, lo cierto es que actualmente se debe pagar impuesto a los bienes personales por las tenencias de oro.

Las personas físicas residentes quedan obligadas a ingresar el impuesto por los bienes situados en el país y en el exterior al 31 de diciembre de cada año.  En cuanto a la valuación de las tenencias de oro, no encontramos ninguna disposición que contemple en forma específica su valuación. Dada la identidad de normas de valuación respecto a “los demás bienes”, puede concluirse que la tenencia de oro en el país deberá valuarse a su precio de adquisición, en tanto si se hallara situado en el exterior deberá considerarse su valuación atendiendo a su valor de plaza.

VN:F [1.9.22_1171]
¿Que te parecio el articulo?
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
El Oro y los impuestos, 5.0 out of 5 based on 2 ratings

Related Post

Publicidad

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *